Cuidar tu salud mental y emocional es tu derecho

0
1353

La Organización Mundial de la Salud define “salud mental” como: “La salud mental no es sólo la ausencia de trastornos mentales. Se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.”

Uno de los fines del Estado es procurar a la población la protección de su salud.

Entraríamos pues en la discusión sobre qué es bienestar y si el estado es responsable literalmente de hacernos ciudadanos felices.


La salud es un derecho plasmado en el artículo 4° de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que establece “toda persona tiene derecho a la protección de su salud”, es decir, es un derecho universal.

Las reformas a las Leyes de salud en el Distrito Federal, pretenden ofrecer un cuidado integral de ciertos padecimientos como estrés y depresión, a través del concepto de salud emocional.

En la comisión que preside la diputada Maricela Contreras Julián, se aprobaron reformas a la Ley de Salud Mental del Distrito Federal que facultan a la Secretaría de Educación local a que en coordinación con autoridades federales, establezcan programas de información sobre los efectos adversos de los trastornos mentales y de las medidas para detectar, atender y prevenir los factores que induzcan al suicidio.


Iniciativa que se traduce en una reforma integral al sistema de salud bajo el objeto de hacer posible una reorganización que responda a las nuevas necesidades y realidades económicas, sociales, demográficas y epidemiológicas de México.

Cabe destacar que entre salud mental y emocional existen diferencias notorias, por ejemplo, en la primera alguien que padece migraña debe contar con algún tratamiento específico; mientras que la salud emocional por otro lado, se refiere más al estrés o depresión


Ahora bien, los tratamientos otorgados por los doctores suelen ser muy fuertes para el cerebro, por ello se plantea la libertad para poder recetar terapias complementarias y alternativas basadas en estudios científicos como meditación, yoga, reiki, biomagnetismo o flores de bach y ofrecer una calidad diferente de vida con un nuevo concepto de salud a la población.

Esto no sólo beneficiaría a las personas, sino también para fortalecer una ecuación fundada en atención más humana y reducción de costos al propio Estado; además, daría una apertura a las nuevas tendencias curativas que no implican fármacos.

Queda la reflexión sobre ¿las farmacéuticas ejercerán presión para que éstos nuevos métodos no se usen? ¿Qué tanto podrán decir que afecta a la economía dejar de ir al psiquiatra a cambio de utilizar medicina oriental?

Nos encantará conocer tu opinión sobre el tema de la salud mental y emocional.

Si te gustó el artículo y consideras que a alguien más le podría ser de utilidad, compártelo en las redes sociales y no te olvides hacernos saber que has pasado por aquí con un comentario al final del mismo.

Síguenos en Twitter haz click aquí

Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros, con click aquí.

Compartir
Artículo anteriorConoce la importancia de la espiritualidad en tu vida
Artículo siguiente7 Tips para mejorar las relaciones con familiares y amigos
Abogada y Maestra en Administración Pública. Como abogada, he trabajado el ámbito privado en empresas como IBM de México, asesorado a Grupo La moderna, Petit Bribón e ICONE. Dentro del sector público, como responsable jurídico del Instituto Mexiquense de la Juventud y actualmente como parte de a Unidad Administrativa del Consejo de Investigación y Evaluación de la Política Social. En el ámbito escolar, docente de la materia de Derecho de la Empresa en el Tec de Monterrey, líder de generación de la preparatoria Bilingüe en Tec Milenio y docente de las materias human being in society e inglés avanzado. Amante de la lectura y los mandalas, nadadora por convicción y cantante por hobbie. Encuéntrame en: