El Reto de Volver al Trabajo Después del Parto. ¿Es tu caso?

0
2197
trabajo después del parto

Es todo un reto volver al trabajo después del parto.

Acaba de nacer tu bebé pero tu te sientes motivada y convencida de que volverás al trabajo después del parto por que tu carrera va en ascenso y te apasiona lo que haces, actualmente las mujeres además le damos la debida importancia a la familia pero también buscamos lograr el desarrollo profesional y con ello brindarle mayores oportunidades a los hijos que en ocasiones no estuvieron a nuestro alcance en su momento y ahora hay que dividir el tiempo entre la vida familiar y la vida profesional.

No a todas las mamás les afecta de la misma forma volver al trabajo después del parto, luego de estar varios meses dedicadas exclusivamente al bebé, pero ninguna se salva de las preocupaciones de ya no estar con él. Si son madres primerizas el bebé tendrá toda su atención, si hay otros hijos, la atención será compartida, después del parto, las presiones por la disputa del tiempo de mamá estarán presentes. En este último caso ya contarás con la experiencia de la situación anterior aunque tú ya no eres la misma y cada hijo es único.

Podemos considerar entonces que cada regreso es único, y tendrás que tomar decisiones en varios aspectos antes de volver. Es normal que varios sentimientos afloren en esos días previos, manifiestes emociones sin saber el origen y te sientas más sensible y ansiosa. Lo que más preocupa a las mamás al regresar al trabajo después del parto, no es su propia salud precisamente, es quién se va a hacer cargo del bebé, si tienes una madre, abuela, tía o familiar disponible un dudes en hablar y dejar a su cuidado aunque sea por unas horas a tu hijo.

¿Con quien lo dejo?

Lo primero es pensar con detenimiento se quedará tu hijo la decisión no es nada fácil y quizá te hará sentir ansiosa. Una vez que tengas esto solucionado te quedarás mucho más tranquila. Deberías tenerlo claro por lo menos un mes antes de tu incorporación.

Lo importante es que encuentres una solución con la que te sientas segura, y eso implica que la persona con quien le dejes sea de tu total confianza, que tengas la libertad de llamarla las veces al día que sea necesario o que sepas que ante cualquier duda, ella te consultará.

Proponte no considerarte imprescindible. “Tendemos a creer que las únicas que podemos cuidar de nuestros hijos somos nosotras y eso no es así. Tu madre o una buena cuidadora lo harán perfectamente”, dice Vanessa Bueno, matrona del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona.

Siendo un bebé tan pequeño, muchos psicólogos opinan que lo ideal es que se quede con alguien de la familia, pero también hay otras opciones y, como en todo, cada una tiene sus pros y sus contras.

  La confianza, el conocimiento de tu forma de ser y de proceder con el niño será algo conocido para tu familia. Ayuda mucho que no te sientas imprescindible en el cuidado del bebé, regresar al trabajo después del parto te pone en la necesidad de razonar y reconocer que otra persona se podrá encargar de tu hijo y él estará bien, te hará sufrir menos la separación y darás confianza a la persona elegida.

 Si no cuentas con la posibilidad anterior, hay otras, como:

  • Contratar una persona que se encargue de tu bebé.
    Esta tarea no resulta fácil y es recomendable que se comience a buscar con anticipación, buscar alguien con las recomendaciones suficientes, datos de contacto claros, referencias laborales y familiares, en fin… toda la información necesaria para tener la seguridad que es una persona confiable, el compartir unos días con ella, es fundamental. La entrevista que tengas con la persona puede ser junto a tu pareja y debe ser preparada para que no surjan dudas después, días, horarios, costumbres, y todo lo que consideren necesario debe ser planteado en la entrevista. Una cosa importante es que sepas que una cuidadora o niñera es eso y no es una limpiadora, la tarea de la persona que cuidará a tu hijo debe ser en exclusividad la de cuidar del bebé y atender sus necesidades.
  • Buscar una guardería infantil.
    En estos tiempos tan difíciles y de tanta desconfianza, quizá sea algo que te dejaría más tranquila en caso de que vuelvas al trabajo después del parto y que nadie de tu familia tenga la posibilidad de ayudarte.
    Tienes que asegurarte que acepten bebés casi recién nacidos y que cuenten con personal capacitado para su cuidado. Mira varias opciones y a pesar de la comodidad que significa que se encuentre ubicada cerca de tu casa o del trabajo, no decidas considerando ese aspecto como primordial. Deben tener en cuenta: el local, la seguridad, servicio de emergencia, cantidad de personal, entre otras cosas. Hay instituciones especializadas que cuentan con conexión a internet, que te permite mirar en tiempo real la atención que está recibiendo tu hijo.
  • También puedes hacer una combinación de estas opciones:
    Si una de las abuelas puede cuidar de tu hijo unas horas y luego completar el horario con  la guardería, o viceversa, es una buena opción. Lo más importante es que tú y tu pareja se sientan seguros y conformes con la decisión tomada, esto lo trasmitirán a su hijo y facilitará la separación de ambos.

Si te pareció interesante este artículo y consideras que te permitio pensar en opciones para volver un poco más tranquila al trabajo después del parto, no dudes en COMPARTIR este mensaje de vida y COMENTARLO al final del artículo nos encantará saber que has pasado por aquí, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE!

Síguenos en Twitter haz click aquí

Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros.

volver-al-trabajo/">
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...