Los Doce Pasos de la Educación Sexual de los Hijos (I)

1
2657
Educación sexual

 

La educación sexual es un tema extenso y prioritario en la formación de nuestros hijos, es por esto que para poder darle la importancia que se merece, lo haremos en dos partes. Hoy te dejamos los primeros seis de los doce pasos en la educación sexual de los hijos.

  1. La educación sexual de los hijos es una responsabilidad de los MAPAS (mamás/papás).  ¿Por qué MAPAS? El diccionario define un mapa como la representación de una parte para guiar hacia un lugar determinado.  Desde mi punto de vista, esa es precisamente la responsabilidad de una mamá y un papá,  es SER MAPAS para guiar y orientar a sus hijos a ser responsables de su sexualidad. Desde su nacimiento, los niños están expuestos a una gran cantidad de estímulos e información: en la familia, en la escuela, con sus amigos y, a través de los medios de comunicación; incluyendo la Internet. A través de toda la información y conductas que se les modelan día a día, los niños van construyendo sus propios conceptos.  El papel de los MAPAS en la educación sexual es proporcionarles respuesta a sus inquietudes y hablar de los valores de su familia, y las diferencias que pueden existir en otras familias.
  2. Acepta que los niños construyen su sexualidad desde que nacen.  Al nacer, sólo somos seres sexuados –hombre o mujer, que recibimos información verbal y no verbal, la cual nos lleva a integrar los sentimientos, pensamientos y actitudes hacia nuestra sexualidad.  Los MAPAS y educadores somos co-responsables de brindarles, a niños y adolescentes,  la educación sexual que necesitan, para lograr su mejor desarrollo como ser humano.  Es difícil crecer sobre la mentira y el miedo.
  3. Los MAPAS y maestros guían y orientan, NO son amigos. Los amigos son sus pares, están viviendo experiencias similares, tienen casi el mismo nivel de        madurez –o de inmadurez.  Tú eres su guía y la responsable de que tu hijo reciba una educación sexual correcta.  Algunos MAPAS (mamá/papá) temen que al no ser amigos de sus hijos, estos se reservarán experiencias.  Muchas experiencias que los hijos tienen, no las comparten con sus MAPAS. ¿Recuerdas tú alguna experiencia que no compartiste con tu mamá o con tu papá?  ¿Por qué? La falsa idea de que la confianza sólo se tiene entre amigos, genera la necesidad de convertirse en amigos de los niños y adolescentes. Y aunque en el diccionario las palabras madre y padre están más asociadas a la procreación, indiscutiblemente en esos vínculos –en la mayoría de los casos- aparte del amor se da la confianza.,  Es así como el papel del adulto es ser guía, orientador.  Si no lo hacemos, los estamos dejando a la deriva y sin la adecuada educación sexual, emocional y personal.
  4. Confía en tus valores.  Los valores se enseñan y modelan en el hogar.  Lo adecuado es modelarle sólo los valores en los que la pareja crea y viva congruentemente.  Si hay diferencias –como sucede la mayoría de veces en las familias y escuelas- primero hay que llegar a un acuerdo.  Los valores requieren vivirse con congruencia: siento, pienso y actúo de manera integrada y quedo satisfecho.  La verdad y la oportunidad son valores que los niños y adolescentes nos agradecerán. Cuando desconozcamos un tema, o no sepamos cómo manejarlo, será necesario investigarlo y/o buscar apoyo bibliográfico o la asesoría de un especialista.  Los jóvenes saben diferenciar cuándo estamos ocultando información y cuándo no sabemos la respuesta. Si optamos por buscar mayor información, no esperar a que el niño o adolescente nos vuelva a preguntar –asumir nuestra responsabilidad de darle continuidad al tema pendiente.   Existe en nuestro país un alto nivel de actualización bibliográfica con un excelente manejo profesional que, a través de las caricaturas en libros y películas, nos brindan un gran de apoyo.  Considero que para hablar de educación sexual con niños y adolescentes, el uso de dibujos es indispensable.
  5. Háblales de sexualidad, no sólo de sexo.  Hablar de sexo es referirse únicamente a lo biológico; por ejemplo, los niños tienen pena y las niñas tienen vulva.  En cambio, hablar de sexualidad incluye también qué sentimientos, creencias y actitudes tengo respecto a ser niña o ser niño, y la manera de relacionarse entre sí. Educación sexual incluye sexualidad.
  6. Dale la oportunidad a los jóvenes de hablar de sexualidad contigo cuando lo necesiten -no sólo cuando tú quieras. Durante mucho tiempo hubo la creencia “hay que esperar a que el niño pregunte… no te anticipes”. Hoy sabemos que los niños que no preguntan, se están ahogando en dudas y están más expuestos a un probable abuso sexual. A menor educación sexual desde la infancia, los jóvenes inician más tempranamente su vida sexual. La primera herramienta para combatir el abuso sexual es la educación sexual –y esa es co-responsabilidad de familia-escuela-gobierno.

No dejes de leernos mañana, que estaremos hablando de los seis pasos restantes y si consideras que este artículo es relevante y de utilidad… compártelo con tus contactos en las redes sociales y no te olvides de dejar tu comentario al final del artículo.

Síguenos en Twitter haz click aquí
//


Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

//

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros, con click aquí.