Testimonio: como me inicie en el running

1
1734
running

Quiero compartir con ustedes la experiencia que he tenido en el mundo del “running”, pero antes me gustaría contarles porque me  enamoré de ese deporte y como inicio mi pasión por el running.

Empezó con una promesa que le hice a mi madre y desde ahí se ha convertido en un estilo de vida. Ella padecía cáncer de seno, yo la acompañaba a cada una de sus quimioterapias, un buen día vimos por la televisión la carrera de “Nosotras corremos”, ese año la causa era cáncer. Ese día le dije a mi mamá el próximo año la corro y me echas porras.

Aunque lamentablemente mi mamá no gano la batalla contra el cáncer, yo lo había prometido y  tenía que cumplirlo, jamás en la vida había corrido, llevaba una vida sedentaria, no tenía una buena alimentación. Así que me inscribí al gimnasio, empecé con la caminadora, deje la comida chatarra y el refresco.  Llego el día esperado estaba muy nerviosa, pensaba que no la iba acabar, pero tenía en la mente la promesa, Salí rápido pero me canse, así que trote para recuperar el aliento, toda la ruta las personas nos animaban, estaba feliz, me decía tu puedes, llegué a la meta en 1:15 los 10k, para ser la primera vez en una competencia de running, pensé que no me había ido tan mal.


A partir de ese día mi vida cambio por completo, desde que hago running (hace tres años), la carrera ha sido cerca del cumpleaños de mi madre, por ello se ha convertido en especial, me hace sentir que tenemos una cita, donde podemos volver a unirnos como lo hicimos en el año que duro su tratamiento. Nosotras no contábamos con una relación “sana” por diferencias de creencias, cuando decidimos emprender la guerra contra el cáncer, aprendimos a conocernos, entendernos, nos perdonamos, y lo más importante a respetar nuestras decisiones.

Creía que cuando perdiera a mi madre, perdería el faro que guiaba mi vida, pero no ha sido así, la siento en cada pisada conmigo, en cada decisión importante, en situaciones tristes me ha ayudado a ser fuerte, no está conmigo físicamente, pero vive en mis recuerdos. Y parte de su legado fue que me inicie en el running

Algunas veces me escuchan hablar a solas; no estoy loca, es que platico con ella. Les digo que están equivocados cuando piensan que estoy sola, y por favor… jamás me digan, ni digan a nadie mas, “ya no tiene mamá”, porque si abren bien los ojos, aquellos que ven más allá de la materia, la verán caminar y hacer running  junto a mí, al ritmo de mis pasos, al ritmo del latir de mi corazón.


Yo sé que aquello por lo que quería a mi madre no morirá jamás. Sé que la muerte no destruye nada; rompió, si, el hilo que nos unía a las dos, pero nada destruyo de ella en mi mente un en mi corazón.  “No vive menos en mí, de lo que vivió mientras vivía”

Más adelante les platicaré los errores y aciertos que he tenido en el “running” pero antes quise compartirles porque empecé a correr, aun sin tener una buena condición.


Lo importante es decidirnos y luchar por el objetivo que nos ponemos. Mi objetivo es el running en honor a la memoria de mi madre.

¡Hasta la próxima! ¿Te ha gustado este artículo? compártelo con tus contactos en las redes sociales y no te olvides de dejarnos tu comentario, nos interesa tu opinión.

Síguenos en Twitter haz click aquí
//

Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

//

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros.