Y Tú, ¿Qué Haces Para Cuidar tus Relaciones con los Demás?

relaciones

Las relaciones sociales juegan un papel relevante en el bienestar de una persona, sobre todo en lo que respecta al plano mental y emocional. Proporcionan apoyo, un aprendizaje continuo, ayudan a construir una identidad propia, son una fuente de necesaria diversión y entretenimiento… En definitiva, contribuyen a la felicidad, y por eso es necesario cultivarlas y cuidarlas.

Como explica la web de psicología la mente es maravillosa, las relaciones con los demás también nos ayudan a descubrir cómo somos en realidad, nos dan la oportunidad de conocernos mejor. Mantener una observación activa de las opiniones que los demás tienen de uno mismo ayuda a que las relaciones fluyan de manera natural, siempre que se sepa decidir lo que es relevante.

Si no se cuidan, las relaciones se terminan deteriorando, las personas se distancian. Es habitual que el círculo de personas cercanas vaya cambiando con el paso del tiempo. Siguiendo la metáfora del tren, cada persona va en un vagón al que suben personas a lo largo de su vida. Algunas se van bajando a lo largo del trayecto, pero otras permanecen hasta el final.

Esto último no deja de ser un proceso natural que hay que saber asumir, puesto que no se trata de vigilar la cantidad y sí la calidad de las relaciones con los demás. En cambio, si ni siquiera se está en disposición de garantizar esto, se corre el riesgo de aislamiento social no decidido, sino impuesto, atribuibles a la falta de destreza a la hora de establecer relaciones con los demás. Y eso sí que puede afectar al bienestar de la persona.

Es la misma web, la mente es maravillosa, da unas claves básicas para aprender a cuidar las relaciones con los demás.

El “yo” en el centro

Es cierto que hay personas que tienen carisma por naturaleza, un don para relacionarse con los demás o, al menos, facilidades para establecer esas relaciones, cuya calidad luego habría que estudiar. Hay otras que tienen más dificultades, pero pueden aplicar determinados protocolos para adquirir confianza en los primeros compases de una relación. Hay que saber construir puentes para que los demás accedan a nosotros mismos y no nos aislemos.

Eso sí, todo tiene que empezar por el respeto a uno mismo. “Deberás aprender a ser tu mejor amigo”, dicen desde la mente es maravillosa, a confiar en uno mismo, a tomar decisiones equilibradas y a ganar fuerza interior. Una persona que está en paz consigo misma reúne los requisitos fundamentales para ser una persona feliz, y quienes desprenden buena energía resultan más atractivas para los demás.

Tiene sentido. Cuando algo se siente cómodo en su entorno, relajado, emitirá unas señales sin quererlo que los demás sabrán ver, les predispondrá a conectar. Todo empieza, por lo tanto, por disfrutar de la compañía de uno mismo sin necesidad de estar rodeado de gente, para después poder disfrutar de la de los demás.

Prestar atención a los demás

Toda persona necesita su dosis de atención, en los momentos felices y, más aún, en los difíciles. Preocuparse por cómo están las personas del entorno es un acto de generosidad que será muy bien apreciado. Debe nacer.

Hay cosas cotidianas como los mensajes de cumpleaños para tu hermana. No siempre fluyen las ideas, no todo el mundo tiene la facilidad de llevar a la palabra el amor o los buenos deseos que se tienen hacia alguien, pero para eso hay webs y blogs que sirven de inspiración a la hora de crear mensajes de cumpleaños para tu hermana. Es arriesgado dar por hecho las buenas relaciones entre ciertas personas a las que se está unida por lazos familiares. También hay que trabajarlas, de ahí la importancia de prestar atención a los detalles como los mensajes de cumpleaños para tu hermana.

Lo mismo sucede con las relaciones amorosas. Habrá quien recurra a estos hechizos de amor fáciles y caseros, sí. Cada cual tiene sus métodos, y los hechizos de amor fáciles y caseros son habituales, por ejemplo, en la santería, muy popular en ciertas zonas de Latinoamérica. Pero antes de buscar hechizos de amor fáciles y caseros habría que trabajar otras cuestiones.

Hay que intentar ser un buen oyente, hacer llegar a la otra persona que se siente escuchada y comprendida, sea cual sea el mensaje que está dando. Es importante prestar atención al lenguaje no verbal, a gestos como el asentimiento continuo, la sonrisa o el contacto visual. Hoy día es fácil tener distracciones, como un teléfono que suena, y muchas veces es eso precisamente lo que hace que las personas se sientan solas.

Conviene no juzgar a los demás por lo que digan en un momento determinado, evitar las palabras negativas y la emisión de juicios de valor hechos a la ligera. Las personas merecen ser tratadas con amabilidad y consideración, incluso cuando nuestra opinión difiera de la de ellos o cuando pidan un consejo que no será lo que quieren oír. Reflexionar sobre qué dicen antes de decir algo ayuda, pero para eso hay que escuchar más y hablar menos.

Asegúrate también leer –> Tips para Tener Relaciones Sanas y Reducir Fricciones Innecesarias

Si te pareció interesante este artículo no dudes en COMPARTIRLO en las redes sociales o mandarlo por WHATSAPP a tus amigas, COMÉNTALO al final, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE!



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.