Las Utilidades Vrs el Ingreso Adicional al Momento de Emprender

¿Cuántas de ustedes venden productos por catálogo? ¿Cuántas más comercializan productos elaborados por ustedes mismas? Vivimos en una época difícil, quedando atrás los días en que se podía vivir con tan solo un salario, de manera que algunas mujeres optan por tener dos trabajos, otras más suman sus esfuerzos con el de su cónyuge, mientras que otras muchas se deciden por buscar algún ingreso adicional. El problema es que frecuentemente el dinero producto de la venta de esos productos se va entre las manos, de manera que al final no se sabe dónde quedaron las ganancias de las ventas… o peor aún, dónde quedó el dinero para pagar los productos al proveedor.

Un error común que cometemos es no visualizar lo que estamos haciendo como lo que realmente es: un emprendimiento, es decir, el principio de lo que podría ser un negocio propio donde tengamos utilidades en vez de un ingreso adicional. ¿Y cuál es la diferencia entre “utilidad” e “ingreso adicional”?  Muy Sencillo:
Un ingreso adicional lo sumas a tus ingresos normales para completar tus gastos, mientras que la utilidad es la ganancia que te da tu negocio después de un período de tiempo.

Si quieres ver tus utilidades o aprovechar mejor tu ingreso adiconal, sigue estos pasos:

  • Cada vez que cobres a un cliente guarda tu dinero en lugar aparte del que utilizas para tus gastos, como puede ser una caja de dinero con llave o una alcancía (preferible una cuenta bancaria).
  • Lleva un registro de los cobros que estás haciendo a tus clientes en una libreta para ese fin o en una hoja de cálculo de tu computadora.
  • Cuando requieras realizar un pago a tu proveedor, retira el dinero de donde lo resguardas apuntando el movimiento en tu libreta.
  • Al llegar el fin de mes toma el dinero que hayas acumulado restando cualquier pago que aún le debieses a tu proveedor. Del excedente:
  • Separa una cantidad para capitalizar tu negocio (entre un 20 y un 40%), de manera que tengas dinero para comprar mercancía, financiar la asistencia a seminarios, adquirir material de demostración, etc;
  • Separa una provisión para posibles gastos futuros de tu negocio (un 10% es buena cantidad);
  • Separa una cantidad para tu ahorro personal (otro 10%) siendo buena idea destinarlo a tu retiro;
  • La cantidad sobrante (entre un 40 y un 60%) utilízalo ahora sí para tus gastos integrándolos a tu presupuesto.

Para concluir, hay un par de recomendaciones que no debes olvidar:

  • No solicites un préstamo ni realices una compra a crédito considerando que lo puedes pagar con las utilidades de tu emprendimiento o tus ingresos adicionales, usualmente no son constantes por lo que es fácil que te desbalancées financieramente.
  • Tampoco extiendas tus gastos hasta que cubran completamente tu utilidad. Es en ese momento que tus ganancias se empiezan a escurrir como agua entre tus manos. En vez de ello trata de ajustar tu presupuesto a tu ingreso fijo para que la utilidad te sirva para subsanar imprevistos, gastos adicionales, llegar al fin de la quincena, comprar el regalo para la boda de tu amiga o ahorrar para comprar algo que desees.

Si vas a hacer un esfuerzo adicional, haz que valga la pena. ¡Éxito!
¿Te ha gustado este artículo y consideras que puede serle útil a alguien más para obtener un ingreso adicional? Si es así compártelo con más amigas en las redes sociales y no te olvides de dejarme tu comentario.

Síguenos en Twitter haz click aquí

Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros, con click aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre aquí