¿Por qué es difícil ejercer el Auto-Liderazgo? 5 puntos para lograrlo

auto-liderazgo

Dado que mi ocupación de vida es la capacitación y el coaching he aprendido algunos puntos sobre el auto-liderazgo, que quiero compartir con ustedes.

A veces parece que no queremos auto-dirigirnos, infiero más bien que queremos soluciones de vida importantes, pero que alguien más tome el liderazgo. Asumimos que alguien más lo hará, inclusive llegamos a molestarnos porque no lo hace.

Esto me hace reflexionar al respecto. ¿Qué es lo que nos hace no tomar nuestra responsabilidad de algo que nos interesa?

Cuando trabajamos como empleados ocurre que dejamos mucho de este liderazgo al jefe, primero por que es más cómodo y, dado que los jefes muchas veces rechazan las iniciativas una y otra vez, hasta que mejor dejamos de proponer. También se da que uno propone y el jefe inseguro reacciona en forma adversa propiciando que no generen más iniciativas.  Lo peligroso es que deja de lado el hecho de proponer cosas porque en las empresas mexicanas en forma frecuente llegamos a la conclusión que proponer es casi casi agredir a los jefes inmediatos, se vuelve peligroso y la persona se queda en la inercia de obedecer lo que el jefe diga y se convierte en mata-iniciativas. Otra conducta común que mata el auto liderazgo, es decirle al jefe que todo lo que él dice está perfecto. No proponer nada, ni arriesgar para no recibir un rechazo.

Otro fenómeno recurrente en las empresas es que los mismos grupos le indican a los recién llegado “aquí nada va a cambiar, ni te apures porque nadie te hará caso” razón importante para que deje la gente de tomar la iniciativa y ejercer auto-liderazgo.

¿Será entonces que trabajar en oficinas hace que la inercia grupal y el temor al jefe mate cualquier forma de iniciativa que tenga que ver con auto-liderazgo?

La presión social es muy fuerte, el hacinamiento de 8 horas en un mismo lugar tiene sus bemoles, no siempre son creativos. Será que hemos desarrollado habilidades para destruir al que quiere sobresalir?

En qué forma podremos desarrollar nuestro auto-liderazgo aún cuando no lo hemos desarrollado en ningún lado?

  1. Decidiendo hacernos cargo
    De una vez decidirnos a hacer lo necesario para movernos y tomar acción.
  2. Confiando en uno mismo
    sabiendo que tenemos un enorme poder interno que es certero y funcional.
  3. Arriesgándonos!
    Hacerlo sea lo que sea el resultado nos dará un aprendizaje de calidad.
  4. Sea el resultado que sea, ¡reconocernos ampliamente la valentía de haberlo hecho!
    Y si salió bien, aplaudírnoslo! Esto nos permitirá llenarnos de confianza para futuras decisiones. Si salió mal, tomar la experiencia como lo que es, un aprendizaje valioso, darnos cuenta qué pudimos haber hecho diferente y corregirlo!
  5. Apropiándonos de nuestra vida
    Darnos cuenta que siendo responsables de nuestras acciones y convirtiéndonos activamente en los dueños de nuestro destino, generaremos una vida de enormes satisfacciones.

Con ello es importante detectar si estamos en este supuesto de dejar la iniciativa y decisiones a los demás, y si así es, empezar a hacer acciones en las cuales generemos auto-liderazgo plenamente consciente y empoderado! Esto empieza un circulo virtuoso de reflexión-acción-nuevas decisiones-nuevos alcances y volver a la reflexión. Somos seres poderosos que elegimos minuto a minuto. No decidir es también una elección! Elijamos nuestro destino, aprendamos en el camino y seamos dueños de nuestra vida.

¿Ejerces tu auto-liderazgo? Si esta información te gusta y consideras que a alguien más le puede servir, no dudes en compartirla en las redes sociales, seguro te lo agradecerán

Síguenos en Twitter haz click aquí

Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros, con click aquí.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre aquí