¿Tus pies sufren? Cuando Acudir al Podólogo

podólogo

Cada día vamos y venimos, tenemos muchas actividades diarias que nos pueden causar dolores, hinchazón, juanetes y callosidades en los pies; dejar que nuestros pies sufran por estas dolencias, no es vida por eso es tan importante darles el cuidado que requieren para corregir problemas o bien, prevenirlos. Para ello existe la podología.

Nuestros pies se encuentran en constante actividad, preocuparnos de su salud es vital para nuestro bienestar.

El calzado que a veces no es el más adecuado, causar diversas afecciones como dolores, hinchazón, juanetes y callosidades en nuestros pies; afortunadamente, existen muchas opciones, en España hay un gran listado de podólogos disponibles en Madrid que están altamente capacitados para resolver o prevenir cualquier afección en nuestros pies.

La podología es el tratamiento de alteraciones ungueales o cutáneas que afectan los pies, por causas externas o propias de cada paciente, donde el podólogo no puede realizar ningún tipo de tratamiento invasivo o quirúrgico, ni tampoco recetar medicamentos.”

Muchos creen que la podología, sólo se ocupa del tratamiento de problemas de uñas, durezas u hongos y en realidad va mucho más allá, también atiende malformaciones, como pies planos, problemas de circulación de la sangre, afecciones a la piel e infecciones.

Es tan importante que puede prevenir y tratar una gran número de enfermedades que afectan a los pies sin requerir de un médico.

Las alteraciones cutáneas como callos o durezas, ojos de gallo, fisuras y resequedad de la piel, deformidades de los dedos, deformidades del pie en general, alteraciones ungueales, como uñas deformes, tratamientos de uñas encarnadas, uñas gruesas pueden ser tratados gracias al conocimiento y experiencia de los especialistas en podología.

El tratamiento podológico inicia, con la revisión y diagnóstico de los pies, determinando si existe algún problema, después se realiza una limpieza con suero fisiológico y se tratan las uñas.

Cuando se encuentran callos, se pulen o liman sin eliminarlos en su totalidad, pues su formación fue causada para proteger al pie de algún tipo de presión, talones agrietados o roce de zapatos ajustados o de tacón muy alto. Finalmente, se realiza un relajante masaje en los pies, utilizando cremas hidratantes, vaselina o aceites.

Aún cuando el  problema pudiera ser grave el tratamiento no debe causar dolor, por el contrario las personas pueden confiar en que el proceso se hace con seguridad higiene, el mayor confort y relajación posible, además y muy importante, con material estéril.

Es muy importante que previamente a comenzar un tratamiento con el paciente, éste le informe al podólogo respecto a enfermedades como diabetes e hipertensión, o si posee prótesis metálicas en las extremidades inferiores o en el corazón.

Estas condiciones pueden impedir que una persona sea tratada a través de este método, pues puede resultar perjudicial para su salud.

Si te pareció interesante este artículo no dudes en COMPARTIRLO en las redes sociales o mandarlo por WHATSAPP a tus amigas, COMÉNTALO al final, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE HACIENDO CLICK EN EL BOTON!


Asegúrate también leer -->

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros, con click aquí.

Por favor ayúdamos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. ¡Muchísimas gracias por tu ayuda!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.