Utiliza tus sentidos para cambiar tu respuesta al estrés

Al igual que toda persona en el mundo, tú tienes  el poder de cambiar la repuesta al estrés en un momento dado, y reducir el impacto negativo que pueda tener en un situación determinada. Con algo de práctica, puedes aprender a detectar los factores de estrés y mantenernos bajo control cuando la presión aumente. Aprender el alivio de cambiar tu respuesta al estrés no va a suceder de la noche a la mañana. Como cualquier otra habilidad, se necesita tiempo, la auto-exploración y, sobre todo, la práctica.

Reconocer el estrés es el primer paso en la disminución de su impacto. Muchos veces puedes pasar mucho tiempo en un estado de estrés, que te olvidas de lo que se siente estar completamente relajada y alerta. Estar estresado se convierte en una sensación normal.

¿Qué se siente al estar en calma y libre de estrés? Se puede ver que el equilibrio interno “justo” en la sonrisa de un bebé feliz-un rostro tan lleno de alegría que recuerda a los adultos el estado emocional equilibrado que la mayoría de nosotros hemos perdido. La calma es más que sentirse relajado, estar alerta es un aspecto igualmente importante de encontrar el equilibrio necesario para soportar el estrés.

Si tu no te sientes tranquila, alerta, productiva y centrada la mayor parte de las veces en tu vida diaria, entonces el exceso de estrés puede que sea un problema para ti. Internamente, todos respondemos al estrés de la misma forma: la presión arterial se eleva, el corazón bombea más rápido, y los músculos se contraen. Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo trabaja duro y drena nuestro sistema inmunológico.

Existen muchas formas para prevenir el estrés. Yoga y meditación pueden hacer maravillas para mejorar tus habilidades para manejar tu respuesta al estrés. Pero, ¿quién puede tomar un momento para cantar o meditar durante una entrevista de trabajo o un desacuerdo con tu pareja? Para estas situaciones, es necesario algo más inmediato y accesible. La manera más rápida de acabar con el estrés es mediante la participación de uno o más de tus sentidos, tu sentido de la vista, el oído, el gusto, el olfato, el tacto o el movimiento para calmarte rápidamente y renovar energías.

Mediante un reexamen de los sentidos puedes aprender cómo pueden ayudar a prevenir una sobrecarga de estrés y así cambiar rápidamente tu respuesta al estrés. Utiliza los siguientes ejercicios para identificar las experiencias sensoriales que funcionan con rapidez y eficacia para reducir el estrés. Los ejemplos que figuran a continuación pretenden ser un punto de partida. Todo depende de ti para afinarlos y lograr los cambios que buscas ante la respuesta al estrés.

  1. Imágenes
    Si eres una persona visual, trata de cambiar tu respuesta al estrés rodeándote de imágenes relajantes y estimulantes. También puedes tratar de cerrar los ojos e imaginar imágenes relajantes.
    Mira una foto que te evoque un momento importante o un bonito recuerdo.
    Trae al interior el exterior, compra una planta o algunas flores para alegrar tu espacio.
    -Disfrute de la belleza de la naturaleza, un jardín, la playa, un parque.
    -Rodéate de colores que levantan el ánimo.
    -Cierre los ojos e imagine una situación o lugar donde te sientas tranquila y relajada.
  2. Sonidos
    ¿Eres sensible a los sonidos y los ruidos? ¿Eres amante de la música? Si es así, los ejercicios para cambiar tu respuesta al estrés que se centran en su sentido auditivo pueden funcionar particularmente bien. Experimenta con los siguientes sonidos, y observa lo rápido que bajan tus niveles de estrés.
    -Canta o tararea tu canción favorita. Escucha música inspiradora.
    Sintonice el sonido de las olas de la naturaleza, el susurro del viento en los árboles, los pájaros cantando.
    Compre una pequeña fuente, para que pueda disfrutar el relajante sonido del agua corriendo en tu casa u oficina.
    -Cuelgue móviles de viento cerca de una ventana abierta.
  3. Olor y aromas
    Si tiendes a distraerte o bloquearte cuando está estresado, rodéate de olores que sean energizantes y vigorizantes. Si tiendes a ponerte excesivamente inquieta cuando estas estresada, podrás cambiar tu respuesta al estrés utilizando aromas que te sean reconfortantes y te calmen.
    -Encienda una vela perfumada o quema un poco de incienso.
    -Acuéstese en hojas perfumadas con lavanda.
    -Oler las rosas, u otro tipo de flor, tu flor favorita
    -Disfruta del aire fresco y limpio.
    -Utiliza perfume o colonia con tus aromas favoritos.
  4. Tocar
    Experimente con tu sentido del tacto, jugando con diferentes sensaciones táctiles. Concéntrate en las cosas que puedes sentir, que son relajantes y renovadoras. Utiliza las siguientes sugerencias como punto de partida para cambiar tu respuesta al estrés con el sentido del tacto:
    -Envuélvete en una manta caliente.
    -Acariciar a tu mascota, un perro o un gato.
    -Sostén un objeto de consuelo (un animal de peluche, un recuerdo favorito).
    -Tómate un baño caliente.
    -Recibe un masaje o puedes dártelo tu misma, un masaje en las manos o el cuello.
  5. Sabor
    Saborear lentamente tu convite preferido puede ser muy relajante, aunque la costumbre de comer sólo servirá para aumentar tu estrés y tu cintura. La clave para cambiar tu respuesta al estrés a través del sentido del gusto está en satisfacer tu sentido del gusto con atención y con moderación. Come despacio, concentrándote en la sensación de la comida en la boca y el sabor en tu lengua:
    -Masticar un chicle sin azúcar.
    -Disfrute de un pequeño trozo de chocolate negro.
    -Disfrute de una humeante taza de café o té o una bebida fría refrescante.
    -Come una pieza perfectamente madura de la fruta.
    -Disfrute de un bocadillo crujiente saludable (apio, zanahorias, o una mezcla de vegetales frescos).

Aprender a usar tus sentidos para cambiar tu respuesta al estrés de forma rápida es un poco como aprender a andar en bicicleta. No llegas a dominar la habilidad en la primera lección, necesitarás practicar hasta que se convierte en algo innato y que logras hacerlo de forma automática. Una vez que tienes una variedad de herramientas sensoriales en las que puedes confiar, serás capaz de manejar incluso las más duras situaciones y cambiar tu respuesta al estrés en variadas situaciones.

¿Te ha gustado este artículo y consideras que puede serle útil a alguien más para aprender a cambiar su respuesta al estrés? Si es así compártelo con más amigas en las redes sociales y no te olvides de dejarme tu comentario.


Síguenos en Twitter haz click aquí

Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros, con click aquí.

Compartir
Artículo anterior13 Tips para que tu viaje de trabajo sea más placentero
Artículo siguiente5 Consejos para Ahorrar en tu Boda
Somos una Revista para Mujeres con Sentido, con el firme propósito de generar herramientas de información que le permitan a cada mujer que nos lee, amarse, valorarse, reinventarse, construirse, aprender y transformarse en la mejor versión de si misma. Este es un espacio cercano y divertido para las mujeres, donde puedan expresar sus dudas e inquietudes. Y una ventana para que los hombres que nos lean, comprendan la dimensión de nuestra femineidad.