¿Dolor en la Planta del Pie? Descubre sus Causas

dolor en la planta del pie

Los pies están continuamente soportando nuestro peso y en ocasiones nos olvidamos de ello, por eso en el día a día, el uso continuado de zapatos con tacón, practicar deporte con zapatillas sin la amortiguación necesaria o las largas jornadas laborales sin sentarnos pueden ser factores determinantes para el dolor en la planta del pie.

Causas del dolor en la planta del pie

Son muchas las situaciones que nos pueden provocar dolor en la planta del pie y una de las más extendidas es la fascitis plantar. Su causa se debe a la inflamación de la fascia plantar que es similar a un ligamento, una cuerda tensionada y cuya función es amortiguar y permitir el que el arco del pie se apoye. Es posible que surja como consecuencia de ejercicios de impacto como el tenis o el fútbol, pero si en nuestro trabajo andamos mucho y rápido o somos aficionados al senderismo, podemos padecer esta lesión.

Es recomendable comenzar su tratamiento cuanto antes porque si no se ponen las medidas adecuadas puede terminar siendo una enfermedad crónica y padeceremos las molestias en la planta del pie siempre.

La inflamación de los metatarsos o metatarsalgia provoca el dolor justo en la parte de la planta de detrás de los dedos del pie, que es la zona en donde más peso se concentra, y por lo tanto, soporta. Además, suele ir acompañada de durezas y callosidades. Esta lesión también debe ser tratada de inmediato para hacerla desaparecer por completo porque aunque con reposo el dolor desaparezca, al no estar curado, con el tiempo volveremos a sentir molestias.

Estas dos son las lesiones más comunes, pero los pies planos, cavos, puentes y la manera en que pisemos son también determinantes para producir dolor en la planta del pie. En todo caso si notamos que el dolor en la planta del pie no desaparece o que su intensidad es aguda debemos acudir al podólogo o al médico especialista.

Consejos para prevenir el dolor en la planta del pie

Nuestros pies son una de las zonas del cuerpo más importantes ya que son imprescindibles siempre que nos desplazamos y en muchas ocasiones hasta que no nos duele, no les prestamos atención. Si cuidamos nuestros pies adecuadamente contribuiremos a prevenir futuras lesiones o deformaciones.

  • Incluir un masaje de pies semanal, ayudará a mejorar nuestra circulación y a relajar todos los músculos y tendones que se concentran en él.
  • Utilizar aceites o cremas con agentes antiinflamatorios para aliviar la hinchazón y en el caso de que se encuentren adormecidos por el cansancio.
  • Usa plantillas de calidad para todos tus zapatos, por ejemplo, la gama de plantillas de gel de Scholl absorben los pequeños impactos y reducen la presión excesiva a la que sometemos a nuestros pies. Podrás encontrar un tipo de plantilla según tu estilo de vida: de uso diario, deportivas, profesionales para quienes pasan muchas horas de pie y también para tacones, favoreciendo la comodidad de tu calzado en cualquier situación
  • Existen rodillos específicos que potencian la circulación, aunque si rodamos una simple botella de agua que esté llena, por ejemplo de arroz, nos servirá para relajarlos.
  • Eliminar todas las callosidades y otras imperfecciones que sean superficiales y puedan provocar daños en la planta del pie.
  • Siempre que se pueda, utilizar zapatos cómodos que no sean totalmente planos ni tampoco con mucho tacón. Deben amoldarse y ajustarse perfectamente al pie para que con el movimiento no se muevan.

En qué momento acudir al médico

En ocasiones, cuando el dolor en la planta del pie aparece podemos pensar que se debe a una mala postura, una simple torcedura o una sesión intensa corriendo. En cualquier caso, si notamos que el dolor perdura, que aumenta en intensidad o que se encuentra excesivamente inflamado debemos ir al médico, ya que es posible que se trate de algo leve pero muchas enfermedades relacionadas, por ejemplo, con el reuma desembocan en el dolor de la planta del pie como es el caso de la espondilitis anquilosante.

Nuestros pies y principalmente su planta nos dicen mucho sobre nuestro estado de salud, por lo tanto una atención continua y un cuidado diario a la larga nos ayudará a sentirnos mejor y más ágiles.

Si te pareció interesante este artículo no dudes en COMPARTIRLO en las redes sociales o mandarlo por WHATSAPP a tus amigas, COMÉNTALO al final, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE HACIENDO CLICK EN EL BOTON!


Place this code at the end of your tag:
Por favor ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. ¡Muchísimas gracias por tu ayuda!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.