El Síndrome de la Supermujer y los estragos que puede causar en tu vida

supermujer

¿En qué piensas cuando la palabra supermujer te llega a la mente? Seguramente en una mujer poderosa capaz de enfrentar cualquier reto de la vida diaria, que no se da por vencida y que es independiente y exitosa. Pues bien, en realidad no te estás equivocando. Una supermujer es exactamente eso. Podrías pensar que eso es bueno y a lo que toda mujer debería aspirar.

En realidad la idea no suena nada mal pero hasta qué punto una como mujer está dispuesta a llegar para convertirse en una supermujer. Todas queremos triunfar, ser exitosas, lucir genial, tener una vida social increíble y obvio tener tiempo para el amor pero tampoco no podemos dividirnos en 3 para cumplir cada aspecto que queremos conquistar.

El Síndrome de la Supermujer podría sonar como algo bueno pero en realidad no lo es. Todo surge a partir de querer llevar un ritmo perfecto en el día a día: trabajo, gimnasio, fiestas, los niños, el esposo o novio, lucir siempre bella y radiante. Todo al mismo tiempo.

Ya pasaron los días en los que una mujer debía quedarse en casa a cuidar a los hijos y realizar las tareas del hogar, hoy somos multitareas, pero hasta nosotras sabemos que eso es exhausto. Ahora imagina exigirnos el doble o el triple, seguramente tendría repercusiones física y psicológicamente.

Las mujeres con este síndrome tienen descompensaciones, sufren de presión baja, migrañas, fatiga, insomnio y muchos otros malestares que se suman a un cansancio extremo causado por querer abarcar múltiples actividades en periodos cortos de tiempo. Si bien es cierto que vivimos en mundo sumamente competitivo no olvidemos que también debemos nutrir nuestro interior. Generar tiempo de calidad para nosotras mismas.

Por supuesto que es importante crear un camino de éxito y prosperidad, pero sin olvidar nutrir nuestro interior. Crear un entorno balanceado en el que podamos darnos tiempo para todo pero sin exceder nuestros límites por presiones sociales o estereotipadas de lo que debe ser una mujer.

Tristemente la sociedad nos llena de moldes a seguir. En el pasado la imagen de la mujer abnegada y servicial era a lo que aspiraba toda mujer, sacrificando su felicidad para aparentar ser perfecta ante terceros, y aunque hoy la imagen de la supermujer se basa en la fuerza de la mujer y lo que puede lograr, también existe una presión por llenar las expectativas de otras personas.

Al final tu decides a que ritmo de vida que quieres llevar, solo recuerda no excederte. Tu salud y tu integridad son más importantes que nada. Vive a tu tiempo, no busques correr cuando apenas estás aprendiendo a caminar, pero sobre todo disfruta cada momento del día.

Si te pareció interesante este artículo no dudes en COMPARTIRLO en las redes sociales o mandarlo por WHATSAPP a tus amigas, COMÉNTALO al final, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE HACIENDO CLICK EN EL BOTON!


Asegúrate también leer -->

¿Quieres recibir más información de la Revista Sentido de Mujer ? Regístrate con nosotros, con click aquí.

Por favor ayúdamos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. ¡Muchísimas gracias por tu ayuda!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.