¿Eres una Mamá Agotada? Puedes Tener sin Saberlo Síndrome Burnout

0
362
síndrome burnout

Ser mamá no es fácil, es un camino que emprendemos a ciegas prácticamente ya que nadie nos dice lo difícil que puede llegar a ser este cambio tan radical en nuestras vidas.

Pensar en que nuestra vida cambia de un momento a otro en un abrir y cerrar de ojos, la lluvia de hormonas que esto conlleva y además las noches sin dormir, nos ponen en una posición demasiado difícil, ya que aunque nos sentimos las personas más felices sobre la tierra por otro lado estamos a punto de explotar con tantos cambios.

Todo esto ocurre al principio, cuando recién tenemos a nuestros bebés, pero creo que a todas nos ha pasado que conforme van creciendo nuestros peques siempre hay un reto más que pasar, o una situación más la cual solucionar, y si a esto le sumas que tengas un trabajo de “oficina” por así decirlo, tienes que repartir tu tiempo entre ser mamá y ser profesional.

Te recomendamos leer –> Psicología: La depresión podría ser contagiosa

Como cualquier mujer, siempre nos estamos exigiendo, siempre queremos hacer y ser perfectas en nuestras cosas, y el hecho de que esto se haga también con nuestros hijos hace que todo el tiempo estemos poniéndonos pruebas y jugando a ser “súper mamás” sin darnos cuenta que nos vamos agotando poco a poco.

Por obvias razones siempre ponemos las necesidades de nuestros hijos por delante, olvidándonos de nosotras mismas y haciendo que nuestros días se conviertan en una montaña rusa de emociones y de situaciones.

¿Cómo saber si estas agotada o sufres de síndrome de Burnout?

Es normal que todo lo que te expongo anteriormente lo estés sintiendo, y te estés identificando, al fin y al cabo es como un chip que se activa cuando quedamos embarazadas: queremos lo mejor para nuestros hijos.

Pero no nos detenemos a pensar que nosotras también necesitamos cuidado y se nos olvida que si nosotras no estamos bien, nada a nuestro alrededor va a funcionar.

Estos signos te pueden orientar y si te identificas con más de uno, probablemente ya estés tan agotada que estas en la etapa del síndrome de Burnout:

1. Problemas para conciliar o mantener el sueño
2. Aumento o disminución de peso sin razón aparente
3. Labilidad emocional (muy sensible, muy triste, muy feliz, emociones que no entendemos y que se pueden presentar de un momento a otro)
4. Irritabilidad muy fácil: explotas con cualquier cosa, sientes que todo es un problema, no hayas soluciones fáciles a problemas simples
5. Problemas con tu pareja: discusiones frecuentes, disminución de libido, disminución del deseo de pasar tiempo con él

Dificultad para concentrarte o se olvidan cosas fácilmente

El síndrome Bornout en madres es muy frecuente, acá te expongo algunas cosas que te pueden decir que estás realmente agotada y que debes hacer algo para poder cambiar esto en ti, ya que, si no haces algo al respecto no solo empezará a afectar más a fondo tu estado de salud, sino que puedes empezar a tener consecuencias emocionales graves como una depresión severa que necesite tratamiento importante.

¿Pero qué hacer si te identificas con algunas de las cosas expuestas anteriormente?

Lo más importante es reconocerlo, y en torno a esto trabajar para que tú como mujer te sientas mejor, y logres estar estable nuevamente.

Así que acá te lanzo algunos tips para ayudarte a salir del síndrome burnout:

1. Siempre busca tu red de apoyo:
Apoyarte en las personas que quieres (mamá, papá, hermanos, pareja, amigas) es una parte fundamental para repartir las tareas y que no todo recaiga sobre ti. Si alguien te puede ayudar a recoger a tus niños del colegio, ¡pídelo!, si alguien se puede hacer cargo de ellos por un par de horas, ¡hazlo! Es muy importante que estés buscando tiempo para ti, así sea para ir a tomar un café o para despejarte y dedicarte a tus cosas unas horas al día.

2. Reparte las tareas con tu pareja:
Ya sean las tareas del hogar, lo que tiene que ver con los niños, hacer las compras del súper, o lo que sea ambos son responsables no solo tú.

3. Tiempo para ti de calidad:
Elije dos o 3 días a la semana y busca algo que te guste hacer, un hobbie, deporte, etc. pero que sea algo que realmente disfrutes, esto aumenta endorfinas y te hará sentir mucho mejor, más relajada y veras el impacto que va a tener sobre cómo te comportas con tus hijos.

4. Definitivamente pasa tiempo con tu pareja:
A veces se nos olvida cuando ya tenemos hijos, que nuestra pareja también necesita tiempo, y que la relación sino se alimenta puede apagarse, así que ponte de acuerdo con tu pareja y busquen una noche a la semana donde puedan salir y estar solos los dos, pasar tiempo juntos y reconectarse.

5. Recuerda siempre que haces lo mejor posible:
Como seres humanos tendemos a criticarnos mucho de cómo hacemos las cosas sobre todo cuando se trata de nuestros hijos, siempre enfócate que las cosas positivas del día, y si hay algo que notes que se puede mejorar, recuerda que siempre hay más oportunidades de hacerlo diferente la siguiente vez, pero recuerda que lo que haces está bien, es suficiente y tus hijos te adoran no importa que.

Con estos tips espero que puedas remediar el síndrome de burnout, cambiar la forma como están pasando tus días, disfrutes a tus hijos al máximo, te cuides al 100% y siempre recuerdes que eres LA MEJOR MAMÁ que puede haber para tus hijos.

Si te pareció interesante este artículo no dudes en COMPARTIRLO en las redes sociales o mandarlo por WHATSAPP a tus amigas, COMÉNTALO al final, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE!

La Nota de la Semana

¿Cuál es tu tipo de senos?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre aquí