¡Qué emoción y qué nervios! independizarte y mudarte sola es una nueva experiencia que puede ser emocionante pero también retadora, ya sea que te te independices de tus padres o hayas decidido separarte, es importante que tengas todo lo necesario para estar lo mas cómoda posible.

No es que yo sea la experta en este tema, pero después de 15 cambios de casa, a mis 34 años, puedo decir que tengo algo que aportar sobre este tema de empacar para una mudanza.

Lo más importante antes de empacar para una mudanza es hacer una limpieza profunda, es decir, tira, regala o vende todo aquello que ya no usas y que solo te ocupa espacio. Además, esas cosas inútiles son energía estancada que no permite que la energía fluya y que lleguen cosas nuevas. Así que lo mejor es empezar con la filosofía de: “casa nueva, vida nueva” y oportunidades nuevas.

Claro que es importante que tengas claro cuáles son las cosas que te llevarás a tu nueva casa y la forma más adecuada para empacarlas para que no se dañen.

Refri, horno de microondas, cubiertos, vajilla, ollas y sartenes, licuadora, cafetera, plancha, lavadora y secadora, colchones, cortinas, almohadas, ganchos, toallas, productos de limpieza, botiquín, herramienta básica, velas y cerillos son los básicos que vas a utilizar a diario.

Pero si te hacen falta algunas cosas te recomiendo la marca Avera, por ejemplo en mi más reciente mudanza compré una parrilla eléctrica económica y de acero inoxidable que son parrillas para cocina de muy buena calidad y con un precio muy adecuado, un boiler o calentador de agua, freidoras de aire y una campana de cocina de acero inoxidable .

Empacar para una mudanza ¿Una misión imposible?

Una vez que hayas seleccionado lo que vas a seguir conservando,  manos a la obra. Lo que siempre vas a necesitar y que nunca falla son: cajas tamaño mediano, cinta canela, tijeras, periódico, plástico burbuja, bolsas de basura jumbo y un sharpie para rotular las cajas.

Menciono cajas medianas porque es súper desgastante desempacar cajas grandes, además de que puedes acomodar mejor las cosas y, para los que se encargan de la mudanza, es mucho más práctico y fácil de cargar.

Ahora, empezamos con el proceso de emparcar para una mudanza . Yo siempre empiezo con lo que me da más flojera, osea, la cocina. Armo las cajas y voy envolviendo, con papel periódico, platos, tazas, vasos y demás. Al terminar cierro la caja con cinta canela y – lo más importante- las rotulo con la palabra “FRÁGIL”, para un manejo más cuidadoso.

Una vez concluida la cocina, me sigo con los adornos de la casa, de igual manera estos van envueltos con periódico y la caja se clasifica de la misma manera: “FRÁGIL”.

Los adornos grandes tales como floreros, esculturas, cuadros u otros, envuélvelos con plástico burbuja para que no se lastimen al momento de la mudanza.

Para el tema de la ropa, por ejemplo en el caso de mi hijo, tiene cajoneras, de las cuales no saco nada, simplemente sello todo con cinta canela y se va tal cual a la casa nueva. Lo mismo hago con las cosas del tocador, burós, archiveros o cualquier otro tipo de mueble.

La ropa que esta colgada la voy separando en montones (con todo y ganchos) y cada montoncito lo amarro con cinta canela, para después envolverlos en bultos grandes con sábanas. De tal forma que  cuando llegas a la casa nueva, sólo  hay que desenvolver, quitar la cinta canela y colgar la ropa.

En los casos de los cojines, almohadas, colchas, sábanas, edredones y toallas, lo más practico es meterlos en bolsas de basura jumbo, ya que así resulta más práctico manipularlas en la mudanza y facilita la labor a la hora de desempacar.

Todo lo electrónico como televisiones, blue ray, aparatos de sonido, bocinas, etcétera, envuélvelo con papel burbuja. Y algo súper importante, todos los cables, extensiones, controles, conexiones y demás accesorios con lo que funcionen estos equipos, márcalos y guárdalos todos en una caja, para que al momento del cambio todo lo puedas volver a conectar y no te haga falta nada.

Para todos los productos de limpieza, no te puede faltar una bandeja o tina de plástico, ya que esta  es perfecta para poner todo ahí. Así, tendrás organizados tus productos y podrás encontrar siempre lo que necesites, sin que tengas todo desperdigado en la casa.

Con estos tips de empacar para una mudanza, verás que es mucho más fácil, ordenado y práctico el proceso de mudanza. Además, notarás que avanzas mucho más rápido y esto te dará la fuerza y ganas para seguir adelante.

Lo más importante es que no te desesperes. Establece objetivos claros acerca de cómo quieres empacar para una mudanza y tus prioridades, para que vayas viendo resultados. Ejemplo 5 cajas por día. El orden también es muy importante. No quieras hacer todo y de todo al mismo tiempo. Empieza con algo en específico y una vez que termines, continúa con algo más.

[the_ad id=»14956″]