El cabello es una de las partes más afectadas en verano. Los efectos negativos de factores externos como la sobreexposición solar, el agua del mar, la arena, el cloro de las piscinas, el viento y la polución, provoca resequedad y maltratan el color, el volumen y el brillo del pelo.

Los rayos ultravioleta alteran las propiedades elásticas del cabello provocando un efecto seco. En la playa, la sal del agua puede romper la estructura interna del pelo, alterar el color y disminuir su suavidad, convirtiéndose en pelo quebradizo.

En la piscina, el cloro afecta directamente al cuero cabelludo. El cloro se asienta en la cutícula del pelo y, al reaccionar químicamente con el pelo decolorado, puede provocar un efecto verdoso y lo vuelve quebradizo. En la ciudad, la contaminación ocasiona que el cabello se ensucie más rápido, pierda brillo y, por lo tanto, hay que lavarlo con mayor frecuencia.

Cómo recuperar el cabello tras el verano

-Seguir una dieta equilibrada: especialistas en estética consideran que los vegetales de hoja verde son excelentes para el cuidado capilar. Por ejemplo, la acelga, lechuga, espinaca, palta, brócoli, entre otros, aportan vitamina A y C. Estos nutrientes estimulan la segregación de sustancias responsables de mantener el pelo saludable.

El limón, la naranja, el pomelo y todas las frutas ricas en vitamina C promueven el crecimiento del cabello y lo mantienen hidratado. Asimismo, el consumo de ácidos grasos y Omega 3 dan vida al cabello, manteniéndolo brilloso y estimulando su crecimiento.

  • Exfoliación: podemos recurrir a productos que nos ayuden a devolver la suavidad e hidratación del cabello. Debemos utilizar un exfoliante capilar que limpie a profundidad tanto el cuero cabelludo como el cabello. En esencia, esto prepara el cuero cabelludo y tallo para que absorban mejor los ingrediente del champú.
  • Champú adecuado: debemos elegir un champú que limpie a profundidad, pero al mismo debe brindar suavidad y mejorar la circulación sanguínea en el cuero cabelludo. Además, no debe irritar el cuero cabelludo, porque está algo sensible después de haberlo expuesto al sol, al calor y al agua en verano.
  • Hidratación: desenredar el cabello una vez lavado puede ser un error, ya que ocasiona frizz y daños en el mismo. Ante ello, podemos recurrir a productos de uso cotidiano como cremas para peinar con el objetivo de controlar el cabello. Especialmente, aquellos que estén enriquecidos por componentes naturales para reforzar el efecto hidratante. Eso sí, es importante identificar un producto adecuado para cada tipo de cabello. Las cremas para peinar elaboradas con aceite, aloe y colágeno son ideales para cabello rizado y crespo. El cabello ondulado requiere de un producto con aloe y colágeno, por otro lado, el cabello liso necesita de aloe vera y keratina.

Cómo aplicar los productos de tratamiento

  •  Cuando aplicamos el producto, debemos realizar siempre un masaje suave sobre el cuero cabelludo. De esta manera, estimulamos la circulación sanguínea y los nutrientes llegan hasta la raíz del pelo.
  • Nunca debemos utilizar la uñas para masajear. Los movimientos deben ser de forma suave, circular, y utilizando las yemas de los dedos para evitar irritaciones.
  • Cuando apliquemos los productos, debemos dejarlo entre 2 a 3 minutos para absorber los nutrientes, luego enjuagar.

[the_ad id=»14956″]