Cómo Manejar una Discusión de Pareja en un Lugar Público

1
2222
discusión de pareja

Lo primero que te recomendaremos es que no te metas en una discusión de pareja en público.

Sin embargo sabemos que habrán situaciones, en que por más que quieras, no podrás evitarlo. Imagínate por ejemplo, estar de paseo en un centro comercial lleno de gente con tu pareja, viendo vitrinas, hasta que llegas a una donde hay un vestido precioso de encaje, que roba tu mirada y lo quieres comprar. De pronto tu pareja se vuelve y te dice que para que comprar ese vestido, tan caro, si sólo será para mantenerlos guardado en tu armario. A pesar de que pueda tener un atisbo de verdad en ello, tu entras en un estado de enojo donde, tu reacción inmediata será responderle con como un argumento verbal sobre las ganas de tenerlo muy lejos en ese momento.

Una discusión de pareja en frente de los amigos o cualquier otro grupo incrementa las probabilidades de enojo, frustración y deseo de venganza de parte del esposo o esposa y, adicionalmente, la vergüenza provocada por la humillación de que ha sido objeto. No importa quién gane la discusión, siempre alguno será el perdedor frente a tus amigos, la familia o conocidos.

Una discusión de pareja no es algo sensato. Así que, ¿cómo manejar una pelea con su pareja en público?

No verbalices el argumento. Cuando estés en público, abstente de entrar en cualquier tipo de discusión, independientemente delo que la haya provocado. Podrá ser una satisfacción momentánea dar rienda suelta a tu ira, pero luego, la vergüenza que te pueda dar no será suficiente para compensar. Además de que darás el “show” a todo el que este cerca, conocidos y desconocidos.  ¿De verdad quieres ser el tema de conversación caliente (en realidad, el chisme) de estos curiosos?

Antes de protagonizar una discusión de pareja en público, utiliza el tacto y la sutiliza. Expresa tu desacuerdo con una mirada furiosa, una mirada dice mas que mil palabras, no te excedas. Tan solo que sea suficiente para que a tu pareja sepa que hay un argumento que lo conocerá tan pronto como entren a la casa. En una situación como el caso del precioso vestido de encaje, no pidas mas su opinión sobre cualquier asuntos comercial, ni lo que veas en las vitrinas. No hagas mas caso de sus comentarios, hasta que la tensión baje y todo vuelva a la calma.

Nunca ridiculices a tu pareja delante de otros, amigos o familia. Se trata de separar lo privado de lo público, pero especialmente, se trata de aprender a querer mejor desde las bases del respeto, la tolerancia y la igualdad. En la medida en que tienes una discusión de pareja en público, te comportas como si necesitases el refuerzo de otras personas para saber que tienes la razón.

La próxima vez que estés en público, no propicies una discusión de pareja. Se la parte sensata y llévate a casa el argumento.

¿Consideras que este artículo es relevante y de utilidad? Si es así, compártelo con tus contactos en las redes sociales y no te olvides de dejar tu comentario al final del artículo.

Si te pareció interesante este artículo no dudes en COMPARTIR este mensaje de vida y COMENTARLO al final del artículo nos encantará saber que has pasado por aquí, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE!

Síguenos en Twitter haz click aquí

Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros, con click aquí.

-manejar-una-discusion-de-pareja-en-un-lugar-publico/">
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments

comments

Compartir
Artículo anteriorHaz que se Enamore de ti en 90 Minutos
Artículo siguiente¿Como tener sexo fabuloso? 7 posiciones que se deben evitar
Somos una Revista para Mujeres con Sentido, con el firme propósito de generar herramientas de información que le permitan a cada mujer que nos lee, amarse, valorarse, reinventarse, construirse, aprender y transformarse en la mejor versión de si misma. Este es un espacio cercano y divertido para las mujeres, donde puedan expresar sus dudas e inquietudes. Y una ventana para que los hombres que nos lean, comprendan la dimensión de nuestra femineidad.