5 Consejos para explicar a tus hijos las diferencias anatómicas entre niñas y niños

El explicarle a tus hijos sobre las diferencias anatómicas entre niñas y niños no tiene que ser confuso o preocupante.

Puede ser muy incómodo cuando tus hijos te hacen algunas preguntas con respecto a sus partes íntimas. Dudas inocentes de su hija como, “¿por qué mi hermana tiene una vagina?” pueden tomarte por sorpresa. Recuerda, nunca se les debe confundir con la información equivocada.

Aquí hay 5 consejos para ayudarte a hablar con tus hijos sobre las diferencias anatómicas entre niñas y niños.

1. Utiliza la terminología adecuada

Para asegurarte de que tu hijo tiene una comprensión adecuada de lo que estás explicando, es importante  ser veraz. Lo mejor es utilizar términos anatómicos correctos en lugar de usar palabras lindas pero confusos para indicar las partes del cuerpo. Llámale al miembro viril “pene” y a los genitales femeninos “vagina,” en lugar de palabras como “pipí” o “pipí”. El uso de los términos técnicos adecuados crea una buena base para una mejor comprensión en el futuro.

2. Habla en términos claros

El uso de eufemismos para hablar con tus hijos acerca de las diferencias anatómica entre las niñas y los niños puede llevar a confusión. Ser claros ayuda para que no les queden más preguntas. Piensa por un momento antes de contestar sus preguntas. Lo mejor es ser lo más claros posibles.

3. Se breve

En lugar de explicar en detalle o dar respuestas de largo aliento, haz tu explicación clara pero simple y breve. Si tus hijos tienen más preguntas, te preguntarán.

4. Se honesto

Habrá todo tipo de preguntas de tus hijos sobre las diferencias anatómicas entre niñas y niños. Algunas de ellas podrían no ser apropiados para la edad también. En tales casos, respuestas honestas y simples sin demasiados detalles son suficientes para satisfacer su curiosidad.

5. Muéstrales imágenes de desnudos no sexualizadas

Cuando te acerques a hablar sobre las diferencias anatómicas entre niñas y niñs con hechos científicos, puedes apoyarte de imágenes no sexualizadas de alguna enciclopedia por ejemplo.

Hablar con tus hijos acerca de las diferencias anatómicas entre niñas y niños podría parecer embarazoso al principio. Sin embargo, a través de debates científicos sencillos y honestos, puede ayudarles a entender mejor. Mantente abierto a las preguntas de tus hijos con respecto a sus cuerpos, los bebés, el amor y el sexo. Dales respuestas apropiadas para la edad. Al hacer esto, estás tendiendo un puente de comunicación y confianza con ellos  y se sentirán libres de hablar de cualquier duda contigo cuando se inicie la pubertad.

¿Te has enfrentado ya a esta etapa en el desarrollo de tus hijos o hijas? ¿Cómo has afrontado la situación?.

Aprender a hablarle a tus hijos sobre las diferencias anatómicas entre niñas niños es una habilidad que como padres, debemos desarrollar superando muchas veces, nuestros propios paradigmas.

Si los consejos que has leído te resultaron de utilidad, no dudes en compartir este artículo en las redes sociales y dejarnos un comentario debajo, queremos saber tu opinión sobre el tema.

Síguenos en Twitter haz click aquí

Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros, con click aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.