El Despertar Después de los 40s ¿Qué hago con mis limones?

después de los 40s

Después de los 40s, si la vida te da limones… haz una limonada…

Siempre dicen que cuando la vida te da limones hagamos una limonada, pero ¿que pasa cuando después de los 40s te cansas de recibir limones?

¿Que hacemos cuando ya nos canso la misma limonada?

Cuando esta limonada ya comienza a tener este sabor agrio que por más que buscamos azúcar ya no le encontramos ese sabor.

Soy LILIANA, tengo 45 años y ¡me canse de la misma LIMONADA después de los 40s!

La vida es muy curiosa, o por lo menos así la concibo, llena de curiosidades que nos llevan a indagar, desde pequeñas nos fomentan el debes hacer todo para ser feliz, desde buscar amigas que nos hagan felices, el primer novio que nos eleve ala felicidad, terminar los estudios, el primer trabajo, la primera relación estable, los hijos, la casa, etc.

Pero realmente… ¿creemos que somos felices?  O ¿realmente sentimos que somos felices?, ¿en qué momento de la vida nos hemos sentido mas plenas y felices?

Hoy, soy una mujer de 45 años llena de amor de mi familia, o por lo menos eso quiero creer, sin embargo el llegar a este punto ha sido un continuo aprendizaje, por lo menos eso me han dicho.

La buena noticia es que sií pienso en ser feliz, la mala noticia es que nunca sabemos cual es la felicidad verdadera. ¿Cuantas mujeres pueden decir que son 100% felices a sus 45 años? ¿No se supone que es a esta edad cuando mas solidas estamos? Que a esta edad ya somos plenas y sabemos que queremos. Mmmm ¡tengo mis duda! ¡Lo que si sé es que a estas alturas de la vida lo bailado ni quien nos lo quita! 


CAPITULO I

Día a Día

Como cada día me levanto sin pensar solamente acomodando las cosas para hacer que los demás vivan. Cada mañana suena el despertador de el celular ¡claro!, por que a estas alturas del siglo XXI, pues ya no hay el despertador que sonaba con una chicharra al cual debíamos darle cuerda, y encontrar el botón que hacia detener el ruido tan estrujante que sentíamos en los tímpanos y en el corazón, para despertarnos. Ese sonido que con un pre infarto nos hacia brincar de la cama anunciando que el dia comenzaría para ir al colegio, en donde solo nos importaba que el uniforme estuviese en su lugar y que fuéramos lo mejor peinadas posibles.

Pero estas mañana ya son diferentes el celular digital que nos despierta con la música seleccionada, avisa el momento exacto en que debo levantarme, tranquila… Si, preparada… quizás.

Es el momento de poner las pilas a la vida en el que despertando a los hijos ordenaremos las actividades en las que aún y cuando no serán mis actividades estaré dentro de ellas para que se cumplan.

“ Despierten niños, bajen y vamos rumbo al colegio”

¡Son apenas las 6:00 am! En que momento la ciudad creció a tal grado en que debemos cubrir distancias maratónicas para llegar a tiempo, en que momento perdimos los 5 minutos de tolerancia para una “pestañita” más.

Apresurádamente nos cambiamos para convertirnos en esta “super mujer de 45 años” que se levanta es el nuevo despertador de sus hijos, sale corriendo a dar de comer al perro, y pasa directamente a la cocina, a preparar el “lunch”, ese “lunch” que hoy en día es tan complicado, ese que hoy debe ser nutritivo, que nos quema la cabeza al buscar ideas nuevas, ¿dónde quedaron los días de solo sándwich de jamón y agua?

¡Esta LIMONADA es complicada! Y espero que nadie lo niegue, cuantas veces nos encontramos buscando entre las paginas web mil y un recetas para que los niños lleven un “lunch” saludable y nos damos de topes al ver que cada mañana mandamos lo mismo ¿no es de risa?

Tenemos mil videos , recetas , formulas , escritos de nutriólogos, testimonios de amigas de recetas que funcionan ¿y…?  Por alguna extraña razón que aun no alcanzamos a comprender a estas alturas de nuestros maravillosos 45 años o después de los 40s, aún no tenemos tiempo para mandar un súper nutritivo “lunch” para el colegio.

Lo maravilloso es que es que ya no nos causa culpa alguna, esos tiempos pasaron ya cuando los hijos estaban en Kinder Garden, HOY gracias a estos 45’s , esta LIMONADA solo nos levanta una sonrisa en nuestro rostro al pensar que para la hora de la comida compensaremos esta fallida nutrición.

Bueno eso quiero pensar y eso esperare, mientras tanto haré limonada de este limón, una Limonada que me refresque con hielo y limones frescos, que baje el calor del humor que desato el pensar y pensar, una rica limonada que podre tomarme sentada, mientras recuerdo que esto y más hago por amor, ¿O no?

¿Y a ti cómo te ha ido? Cuéntanos tu historia después de los 40s…

Si te pareció interesante este no dudes en COMPARTIRLO y COMENTARLO al final del artículo, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE!

Quizá también te interese leer:
6 tips para sobrevivir a la menopausia… ¡sintiéndote fabulosa!
5 Dones de la Mujer Emprendedora de Hoy
Superar a mi ex: Si Angelina Jolie superó a Brad Pitt ¿por qué yo no?

Síguenos en Twitter haz click aquí

Y únete a la comunidad Sentido de Mujer en Facebook haz click en “Me Gusta”

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros, con click aquí.

Compartir
Artículo anterior5 Dones de la Mujer Emprendedora de Hoy
Artículo siguienteAlquiler de Vientre: Maternidad Sobrogada en México
Tengo 45 años, soy LAE, me he desarrollado siempre en el área de ventas, en estos momentos de mi vida me encuentro con la profesión mas importante, Soy Mama, Esposa, Amiga, y todo lo que deriva de esta profesión. Me di cuenta que en estos 45 años que tengo de vida muchas mujeres se encuentran en mi posición con ganas de salir adelante, por lo que busque la forma de ayudarme ayudando. Imparto cursos de motivación enfocados a mujeres, en la búsqueda de ayudarnos a ser mejores, valorarnos, y ayudarnos a ser valoradas por las personas que están en nuestro entorno. me gusta escribir del día a día, siempre con la finalidad de darnos cuenta que si bien no podemos arreglar el mundo por lo menos podemos tomarlo, respirar y darle el enfoque necesario para no afectar nuestros sentimientos, y llenarnos de fuerza para enfrentar el día a día, empoderándonos con mente positiva, para ser mejores. Encuéntrame en: