Suelta y Deja ir lo que no te Permite Avanzar para que lo Nuevo Llegue

0
3609
suelta y deja ir

¿Te ha pasado que a veces quieres algo con tanta fuerza que cuando sientes perderlo te aferras a ello? La verdad…  pasa más frecuentemente de lo que podríamos pensar…
Suelta y deja ir, ¿cuantas veces escuchamos esto?

Y casualmente me encontré con un cuento anónimo, que me dió pautas de pensamiento del por que nos aferramos a las cosas, las circunstancias, las posesiones y las personas, pagando a cambio el alto costo de la tranquilidad y al querer tener el control de lo que está fuera de nuestro alcance, nos aferramos, insistimos en no soltar, sentimos la presión, cuando podemos elegir generar una consciencia diferente, comprender, aprender y dejar ir…

Tener la certeza y aún en el momento de tenerlo todo estar dispuestos a soltarlo, aquello que está destinado para ti, estará…


Suelta y deja ir lo que no te permite avanzar y deja que lo nuevo entre en tu vida…

Te recomendamos leer –> ¡No extrañas a tu ex! Estás idealizando un reencuentro

Por lo pronto, te dejo con el cuento, espero que te guste, si es así, compártelo en tus redes sociales y me encantará dejes tus comentarios al final del artículo…


Un niño que gozaba enormemente de las actividades acuáticas, estaba a punto de recibir su primera lección de esquí. Estaba flotando alegremente en el agua, con las puntas de los esquís hacia arriba. Su padre orgulloso, preparaba la lancha de motor, mientras le daba las últimas instrucciones.

Con un rugido, la lancha se puso en movimiento. La cuerda de la que el niño iba sujeto, se tensó.


Al principio, parecía que el niño no lograría salir a flote. Pero lentamente, como una especie de ave fénix brillante, surgió del agua. Estaba erguido y puesto de pie. Muy sonriente y disfrutando. Luego inesperadamente, con un movimiento inverso, volvió a desaparecer bajo el agua. No fue una caída peligrosa.

La lancha regresó a toda velocidad para recogerlo. Su padre, sin detenerse daba vueltas en el área, esperando que su cabecita apareciera sobre la superficie de las olas impulsada por la fuerza natural del agua, pero el niño no aparecía.

Te recomendamos leer –> 3 Tips Para No Estancarte Después de una Separación

¡Seguía aferrado fuertemente a la cuerda!

Estaba siendo arrastrado por la lancha que regresaba a toda velocidad para rescatarlo y ahora daba vueltas. Su padre entendió la situación al instante y detuvo la lancha.
Un segundo después, surgió del agua el rostro del niño, empapado pero sonriente, y miró a su padre listo para recibir sus siguientes instrucciones. Su padre también le sonrió y le dijo: “..Hijo, olvidé decirte algo muy importante sobre el esquí acuático. Cuando te caes, ¡debes recordar… suelta y deja ir la cuerda!..”

Ambos soltaron una carcajada ante esta sencilla lección pues la necesidad de soltar la cuerda era algo muy obvio”.

Es posible que la razón por la que el niño no soltaba la cuerda no era que quisiera aferrarse a ella. No. Quizá se aferró a ella porque no sabía qué más hacer en los aterradores momentos en que estaba siendo arrastrado por el agua. En ese momento soltar la cuerda no era una opción para él. Su mente estaba llena de pensamientos y sentimientos encontrados: “¿Que hice Mal?” ¿Mi papá se va a enojar?” ¿Me dejará volver a intentarlo? ¿Como pude ser tan tonto?

Suelta y deja ir…

¿Te das cuenta? El niño no soltó la cuerda porque estaba bloqueado por una avalancha de preocupaciones, creencias, suposiciones, miedos mal enfocados, ideas peligrosas y falsas.

¿Cuántas veces hemos hecho lo mismo? Vivimos muchas veces aferradas a una cuerda que nos lastima, nos hiere y nos entristece… Cuando podemos soltar y dejar ir, fluyendo y aceptando, dejamos de lastimarnos.

Te recomendamos leer –> Los 5 Mejores Libros Para Superar Una Ruptura Amorosa

Deja de torturarte suelta y deja ir

Aquí está una clave para soltar: revisa profundamente cuales son esas fuerzas internas secretas, dañinas que hacen que una persona se aferre a algo, a pesar de que le convendría más desprenderse.

Si no trae alegría a tu vida suelta

Indagar en las historias que hemos creado alrededor de personas, eventos, situaciones, experiencias, creencias que no queremos soltar, es ver las cosas en su verdadera dimensión y en su contexto preciso.

Si te pareció interesante este artículo no dudes en COMPARTIRLO en las redes sociales o mandarlo por WHATSAPP a tus amigas, COMÉNTALO al final, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE!



Compartir
Artículo anterior5 Ventajas de Vivir Sola… ¡Disfrutándolo al Máximo!
Artículo siguiente¿Es seguro utilizar tu tarjeta de crédito en línea?
Directora General y Editorial de la Revista Sentido de Mujer | Autora del Libro "Consciencia de Riqueza y Armonía Interior" por Grupo Editoral Panorama, México | Conferencista | Colaboradora en Medios como Periódico Reforma, Milenio, Publimetro, Alto Nivel, Marketing News, Colombia | Estratega en Marketing Digital y Social Media Marketing | Multi-Intereses | Atenta Observadora e Interprete del Mundo | Learnaholic y amante del conocimiento, aunque también ampliamente interesada en todo aquello que sea emocionante y delicioso. Encuéntrame en: