Como la Violencia Psicológica Deteriora la Calidad de Vida de la Mujer

violencia psicologica

“Se solicita un amor, que me amé así tal como soy, que ya no quiera jugar, que sepa luchar que esté listo para amar. Decidí que ya no más avisos, no, pues al leer la gente, a veces, no pone mucha atención; O es que tal vez nadie leyó cuando escribí que no quería más mentiras y traiciones para este corazón.” No mas violencia psicológica.

Primero definamos qué es “violencia”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como violencia “El uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otras personas o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos de desarrollo o privaciones”.

La Declaración sobre la Eliminación de la Violencia psicológica contra la Mujer aprobada el 20 de diciembre de 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas menciona la referencia a la “ violencia psicológica” como.: “Todo acto de violencia basada en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”.

Asegúrate también leer –> [Video] Porno Venganza, Parejas Enojadas Revelan Momentos Intimos

Ahora bien, en el ámbito nacional contamos con la siguiente legislación:

  • Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.
  • Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres.
  • Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.
  • Ley General para la Prevención Social de la Violencia y Delincuencia.
  • Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos.

Prácticamente las leyes enmarcan los compromisos de las Convenciones sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW); la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la  violencia psicológica contra la Mujer (Convención de Belém do Pará). Generando así la transversalidad de la perspectiva de género.

Los tipos de violencia según la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia se identifican los siguientes:

  1. Violencia psicológica: Es cualquier acto u omisión que dañe la estabilidad psicológica (negligencia, abandono, descuido, celotipia, insulto, humillaciones, desamor, amenazas, etc.
  2. Violencia física: causar un daño no accidental, usando la fuerza física o algún tipo de arma u objeto.
  3. Violencia patrimonial: cualquier acto u omisión que afecta la supervivencia de la víctima (transformar, sustraer, destruir o retener documentos, bienes y valores destinados a las necesidades básicas).
  4. Violencia económica: afectación la supervivencia económica de la víctima (limitaciones al ingreso, percepción de un salario menor por un trabajo igual, etc.)
  5. Violencia sexual: actos que degradan o dañan el cuerpo y/o la sexualidad de la víctima.

Y lo más importante, también considera cualquier otra forma análoga que lesione o sea susceptible de dañar la dignidad, integridad o libertad de las mujeres.

Asegúrate también leer –> Cuando Morir es una decisión. Ley de Voluntad Anticipada

Las modalidades de violencia psicológica son: 

Familiar: acto abusivo de poder u omisión intencional, dirigido a dominar, someter, controlar, o agredir de manera física, verbal, psicológica, patrimonial, económica y sexual a las mujeres, dentro o fuera del domicilio familiar, cuyo agresor tenga o haya tenido relación de parentesco por consanguinidad o afinidad, de matrimonio, concubinato o mantengan o hayan mantenido una relación de hecho.

Laboral: negativa ilegal a contratarte o a respetar tu permanencia en el trabajo; la descalificación del trabajo realizado, las amenazas, la intimidación, las humillaciones, la explotación y todo tipo de discriminación por condición de género.

Docente: Son aquellas conductas que dañen la autoestima de las alumnas con actos de discriminación por su sexo, edad, condición social, académica, limitaciones y/o características físicas que les infligen maestras o maestros.

Hostigamiento sexual: Es el ejercicio del poder, en una relación de subordinación de la víctima en los ámbitos laboral y/o escolar en forma sexual.

Acoso sexual: no se necesita una relación jerárquica, simplemente hay un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.

Comunidad: Son los actos individuales o colectivos que transgreden derechos fundamentales de las mujeres y propician su denigración, discriminación o exclusión en el ámbito público.

Institucional: actos u omisiones de las y los servidores públicos con el fin dilatar, obstaculizar o impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres. atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia.

Feminicida: es la conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social ya sea en el ámbito público o privado.

Si ahora te preguntas…¿Qué si he sufrido como mujer de algún tipo de violencia psicológica? ¡Claro! Te contaré mi experiencia de  violencia psicológica… tuve una relación de 4 años de noviazgo con una persona. Era el tiempo en que era todavía una estudiante de Derecho. La relación comenzó como algo normal, el típico “miel sobre hojuelas” dirían algunos… vivía enamorada. Era algo serio, pues prácticamente conocía a mi familia y convivía con ellos los fines de semana. En esos 4 años, nunca conocí a su familia o amigos (raro, pero me lo tenía “prohibido”, incluso, tener contacto con su única hermana).

En resumidas cuentas, a partir del 3° año de relación, la cosa se empezó a tornar extraña: los indicios de  violencia psicológica eran cada vez mas visibles, cuestionamientos del por qué salía con mis amigos, por qué usaba cierto tipo de ropa o tenía ciertos hobbies (como ir a tomar café con mis amigas), la técnica era la siguiente: “me dejarás solo, claro, yo aquí encerrado en mi trabajo y en mi casa y tu saliendo con tus amigos”; me removía el corazón y me quedaba con él. Llegaba incluso a molestarle que mi carrera como abogada fuese avanzando. Las peleas comenzaban, nunca me llegó a violentar físicamente, pero si psicológicamente al chantajearme.

Para el 4° año de la relación y prácticamente el final de mi estancia universitaria, fui seleccionada para un programa de profesionalización en una empresa transnacional, un reto jurídico que implicaba tener contacto con gente de otros países. La situación con mi entonces novio era cada día más delicada, creo que mutuamente nos daba “flojera” contarnos qué había sido de nuestro día o caíamos en el típico “no hice nada, solo trabajar… ¿qué me cuentas?… nada ¿y tú?”. Opte tristemente por dejarle de contar mis hazañas como abogada y darle prácticamente toda la cabida de la plática, la cual, no salía de las múltiples quejas de la situación familiar que padecía y los videojuegos. Ya casi no hablábamos, salvo para pelear…

Terminé con él de una manera terrible, sus palabras en la pelea fueron “si no te gusta, déjame” y cuando tuve el valor y la autoestima para detener la constante  violencia psicológica suficiente, eso hice: dejarlo. ¿Le lloré? Sí, mucho. En su momento fue uno de los hombres más importantes de mi vida y el motor de muchos de mis logros actuales.

Las consecuencias de la  violencia psicológica vivida fueron múltiples, muchas de ellas, las sigo padeciendo después de 2 años de “soltería”: un aumento de peso considerable que me ha dejado en largos tratamientos de nutrición, inseguridad al hablar en público y la recuperación poco a poco de mi autoestima destruida, dejé de hablar con muchos de mis amigos y dejar de asistir a las fiestas universitarias; él no tenía la culpa de todo, era una culpa compartida… pues yo también dejé que  la violencia psicológica sucediera, dejé una de mis grandes pasiones que era cantar, cosa que justo ahorita estoy apenas retomando.

Ahora imagina, si yo como abogada sufrí  violencia psicológica, ¿qué será de las mujeres que no conocen sus derechos? El amor no se cuestiona, jamás debe condicionarse y uno de los principios básicos casi cliché es que, quien verdaderamente te ama no te lastimará de ninguna forma. No ejercí acción legal contra él, ni planeo hacerlo, su situación fue un conjunto de detonadores: la situación que vive con su familia, el miedo y la celotipia, aunque nada justifica su  violencia psicológica.

A lo largo de mi carrera como abogada (que es cortita, yo lo sé) me he encontrado con casos de mujeres que más allá de enfrentar una situación de violencia psicológica, han sido capaces de replicar su experiencia y ayudar a otras mujeres. No es ser feminista, claro que no, reconozco que también existe el otro lado de la moneda. Por ejemplo, en la zona sur del Estado de México, me encontré con el fenómeno inverso; el DIF recibe múltiples visitas de caballeros que resultan ser golpeados por las mujeres (cultura del matriarcado); las denuncias son pocas, porque incluso ellos sufren de discriminación y burlas ante los “abogados” y ministerios públicos.

La Ley protege contra la  violencia psicológica, ya seas hombre o mujer; existen instituciones como el DIF y el Instituto Nacional de las Mujeres que se encargan de canalizar los casos al Ministerio Público correspondiente, quienes, con base a tu declaración determinarán la legislación aplicable (puede ser vía penal o civil, pues recordemos que pueden ser lesiones y daño moral) y continuarán el proceso judicial. ¿Es largo? Sí, pero más largo será el tiempo que tu familia llore en el caso de que te pase algo.

Debo aclararte que dependiendo del tipo de violencia es la instancia a la que debes acudir, pero el proceso “general” de denuncia ante el Ministerio Público es el siguiente:

  1. Acudir a la agencia del Ministerio Público de tu localidad.
  2. Deberás llevar documentación de identificación personal (IFE y comprobante de domicilio) y en caso de contar con pruebas, también las lleves.
  3. El agente del ministerio público te pedirá que detalles específicamente lo que sucedió (es muy importante que seas muy meticulosa en todo lo que pasó, incluso si puedes proporcionar fechas o nombres de las personas que vieron lo que te pasó, será lo mejor). Es muy muy importante que si sientes que tu vida peligra, se lo hagas saber al Ministerio Público para que éste inicie las medidas precautorias pertinentes.
  4. El agente redactará un escrito y te pedirá que lo leas, en caso de que este bien, te pedirá firmes el documento. A esto se le llama “carpeta de investigación”.
  5. Te proporcionarán una copia de tu carpeta de investigación y la turnará para su seguimiento a la mesa correspondiente; donde en forma posterior, te citarán de nuevo para ampliar tu declaración o bien, aportar pruebas.

He de comentarte, que en el caso de que la violencia psicológica incluya violencia física, se te hará una revisión por parte del médico legista.

Acercarse al DIF implica que se te proporcionará ayuda psicológica gratuita y un seguimiento integral, y en caso de tener niños pequeños, incluso pueden canalizarlos a los albergues disponibles. ¿El proceso es largo? Todo depende del Estado de la República y la legislación la que cuente (que definitivamente estará alineada con la Federal), pero te aseguro que no podrá haber justicia si no te decides a denunciar.

Si te surgieron dudas al momento de leer el artículo, por favor, contáctame y juntos encontraremos una solución. Detener la  violencia psicológica esta en quien la sufre.

¿Consideras que este artículo sobre violencia psicológica es relevante y de utilidad? Si es así, compártelo con tus contactos en las redes sociales y no te olvides de dejar tu comentario al final del artículo.

Y además de este contenido también queremos apoyar para que te conviertas en tu mejor versión, para tu avance y proyección recomendándote un curso hecho pensando en ti mujer, porque que “Eres Única y Especial”, pero lo primero que tienes que hacer es creerlo, da click y accede a este curso de un sitio seguro y confiable que recomendamos ampliamente.

 

Si te pareció interesante este artículo no dudes en COMPARTIRLO en las redes sociales o mandarlo por WHATSAPP a tus amigas, COMÉNTALO al final, DALE LIKE a la página de FACEBOOK. ¡Y SUSCRÍBETE HACIENDO CLICK EN EL BOTON!

Asegúrate también leer -->

La Nota de la Semana

¿Cuál es tu tipo de senos?

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre aquí